Misiones de Dios Selah Radio

Nuestra misión en la vida es uno de los temas más importantes que debemos abordar. Saber que es una misión, cuando es de Dios, y cuál es la nuestra también lo es. Existen dos tipos de misión en nuestra vida: la que se refiere a la vida como hijos de hombre, y la que se refiere a la vida como hijos de Dios. La primera engloba personalidad, familia, cultura, tradición, educación, relaciones, profesión, intelecto, …

La segunda engloba el alma y el espíritu; nuestra relación con Dios, nuestra salvación, la vida eterna, religión, espiritualidad, y una vez conocemos a Dios, nuestra función como evangelistas, como buenos samaritanos y como miembros de la Iglesia.

Muchas personas identifican el concepto de misión, o de misionero, solo con aquellas obras o personas que ayudan a los pobres en países lejanos. Sin embargo la misión, cuando es cristiana, Bíblicamente hablando, incluye obras que hacen personas en nuestra ciudad, a nuestro alrededor, personas y obras cercanas. Pero lo más importante a la hora de definir la misión cristiana es el Evangelio para la gloria de Dios.

La salvación del alma para vida eterna, y la ayuda aquí en la tierra, nunca deben separarse.

Sería importante reconocer, y hacer ver a muchas personas, a muchos cristianos en el mundo, que su obra realizada en el nombre de Dios es una misión de Dios, es Bíblica, y por lo tanto han de ser considerados misioneros, y han de considerarse a sí mismos misioneros. De hecho, todo cristiano es un misionero de Dios, un evangelista
(1Pedro 2:9-10).